Alrededores del ” Blues a la muerte de mi padre”

http://media.wix.com/ugd/373b8d_08ef13ac0ad14ee9b3e7afb1c8614d90.pdf

 

Las estrellas y el betún, Margarita García Buñuel

Ayer me decidí a abrir los millones de cajas de cartón, millones para mí ya que la idea de abrirlas todas me resulta tan difícil que me parecen casi infinitas, y también porque muchas de ellas están llenas de libros, libros llenos de palabras y de significados. Otras están llenas de objetos y sé que si los toco aún vibrarían reproduciendo el sonido de una reunión familiar, o una fiesta a la que nunca acudí. Pero sobre todo están llenas de mi padre. Esas cajas, que me trajeron unos transportistas a Sitges, están llenas de los restos. De todo eso que quedó en casa de mi padre tras lo que yo llamo «El gran saqueo». Algunos de esos restos, sin valor aparente, son importantes para mí. El día en que mi padre murió yo estaba lejos y la llamada fue inesperada. Te llama el Dr. Mutava desde Guinea Ecuatorial. —Hola. Qué sorpresa, cuánto tiempo. El Dr. Mutava era un pariente político fruto del segundo «matrimonio» de mi padre. Mi padre siempre mantuvo sus dos vidas muy separadas. Para mí, toda su nueva familia eran prácticamente unos desconocidos a los que vi en poquísimas ocasiones. No por decisión propia. Lo gracioso es que mi padre también era médico y que posiblemente la última vez que hablé con el por teléfono ya sabía que le quedaban sólo unas semanas de vida, pero no quiso prevenirme. Ni avisarme. Imagino que sabía lo difícil que es decir adiós a alguien de una forma tan inesperada que parece irreal. Él hablaba a menudo de la muerte y bromeaba. Sabía hacerme reír con las cosas más tristes. O de la lucha, la agonía que era lo único que le preocupaba. Me decía: «No temo a la muerte, sólo a la agonía al tránsito, a ese rato de lucha»: Agonía, del griego clásico “Agón”: contienda, desafío, lucha.  Pero ya hacía un par de años que había dejado de nombrar su propia muerte cuando hablábamos por teléfono. Bueno, sí, la nombró, a la muerte, una vez más, la última. Lo hizo mas indirectamente al hablarme de esas estrellas que ya han muerto e incluso desaparecido cuando su luz llega a nosotros. Si desapareciera una estrella de la constelación de la Osa Mayor nos daríamos cuenta después de 250.000.000 años, ya que ese es el tiempo que tarda la luz, en recorrer la inimaginable distancia que separa a la Tierra de esa constelación, que según la mitología griega Zeus puso en el cielo para hacer compañía a la Osa Menor. Me pareció una cosa tan bonita. La luz que nos llega procede de una estrella que ya murió hace mucho tiempo. Y, sin embargo, todavía existe para nosotros. Es una luz real. Un poco asombrada por recibir la llamada del Dr. Mutava contesté ansiosamente: —¿Qué tal todo? —Bueno, tu padre no está bien. Está ingresado. Pero ¿qué le pasa? Dime, ¿cómo está, qué pasa? —Bueno, la verdad es que no sabemos, pero parece que está bastante mal. En ese momento no me daba cuenta de que para ser un cardiólogo experimentado sus palabras eran bastante imprecisas y poco profesionales. Vamos, que a mi padre le quedaban como mucho unas horas. Mi padre debía estar viviendo justo en ese tiempo a lo que temía: «Sólo temo a la agonía, al tránsito». Tenía un fallo multiorgánico y este señor al que yo apenas conocía no sabía como decírmelo. «La novia de mi padre» estaba allí aunque no se puso al teléfono. Siempre la llame «la novia de mi padre». Su nombre, él lo pronunciaba poco y casi nunca me hablaba de ella. Mi padre prefería mantener sus vidas separadas. Lo mismo pasaba con su muerte, escogió mantenerla separada de sus vidas, y no quiso funeral, ni entierro, ni esquelas, ni reuniones familiares. Tampoco quedaba mucha familia por reunir de todas formas. Había dejado escritas unas últimas voluntades, que exigían ante notario, que cuando muriera la funeraria se encargara de todo. De la cremación y también de las cenizas. Que nadie supiera donde estaban o que tiraran sus cenizas por el retrete o a una fosa común, en sus propias palabras, a él no le importaría ya y se ahorrarían estupideces y sentimentalismos. No quería, decía que nadie se  peleara por tenerlas y al fin y al cabo sólo eran polvo. El suyo, claro. Cuando murió, yo estaba lejos y nunca pude llegar allí de nuevo.

pc-gb

Sólo esas cajas llegaron a mí unos meses después cuando su casa se fue vaciando de todo lo que tenía algún valor para aquellos que tenían las llaves: la novia, un hermano y el portero. Así que en lo que a mí respecta si mi padre entrará ahora mismo por la puerta no acabaría de sorprenderme, ya que no quedó constancia social de su muerte y porque lo único que me queda de él, además de muchos recuerdos, son esas cajas. Ayer, abrí la primera caja y lo primero que encontré fue un par de cajas metálicas, una había contenido una botella de whisky y la otra galletas. Empecé por abrir la de whisky y encontré dos cepillos para zapatos y un betún negro que parecía seco. Miré mis botas grises llenas de polvo, me las quite y empecé a colorearlas con aquel betún viejo. Podríais mirarme ahora mismo ya que estamos en el mismo cuarto y las veríais negras y casi como nuevas. Las miro ahora mientras os escribo esto y puedo ver en mis botas reflejado el cielo oscuro y el brillo de mi padre que todavía existe para mí. Su luz es real.

 

 

Advertisements
Posted in angst, asociación, blues, blues a la muerte de mi padre, fragmentos del espejo, Pedro Christian Garcia Buñuel, Windows as secret code | Leave a comment

Me encontrarías abrazada a la arena.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Another turn of the stars

This gallery contains 2 photos.

Gallery | Leave a comment

Como Conocí a Jack Radcliffe

Hace algunos años teníamos un amigo que se declaró, Gay Oso. El amigo tenía una pasión especial que quería compartir: mirar las fotos del famoso actor porno gay bear  Jack Radcliffe.

Una tarde en mi  casa, nos enseñó con gran admiración sus imágenes. Hombre peludo y fuerte. Resultaba tierno.  Y allí entre medio de la sección de  imágenes de Google  , vi algo que me resulto mucho mas atractivo. Y no, no era el gay oso.  Eran unas imágenes que me recordaron a los cuentos de Carson McCullers, a Harper Lee, a la America profunda, a los misfits, los inadaptados. Las fotos que el tocayo del oso porno,  Jack Radcliffe, había estado haciendo durante décadas. Las abrí, me fascinaron.  Eso no se podía quedar en una simple anécdota.

Gracias a la cercanía, (tan cerca , tan lejos) , de el internet conseguí contactar con Jack Radcliffe, el fotógrafo.  No con el oso. Creo que mientras preparábamos su exposición  jamás le  le conté de que manera casual llegué  hasta el, aunque posiblemente le hubiera divertido. Así que  en unos meses le trajimos desde Baltimore ( Maryland) a Zaragoza ( (Aragon)  Con muchas de sus imágenes. Allí en esa entrañable cuidad de paso, Zaragoza, exhibimos sus fotos.  En su maleta traía una sorpresa aún mayor: un CD. Y en el, nos trajo la música de su hija Alison, a la que lleva fotografiando desde la infancia. La bella Alison de voz profunda. Y su marido Allen Holmes . ” Doris in Mind”4149V5G1W9L

 

Y así a través de un mini efecto mariposa pasamos de los gays osos a la pasión sureña.   Alison que tambien se hacía polaroids a si misma mucho antes de la invasión de los “selfies” me dedicó este retrato de su autorretrato.

Alisonto margaRita

Para escucharla> Alison Chase Radcliffe:  https://www.youtube.com/watch?v=w0s-paQTAZ0

Para tener su disco https://www.amazon.es/Doris-Mind-Allen-Holmes/dp/B000063BOU?ie=UTF8&*Version*=1&*entries*=0

 

Para conocer a su padre al que dedico este post.

Radcliffe en el Palacio de los Morlanes > http://www.redaragon.com/agenda/fichaevento.asp?id=31530http://antoncastro.blogia.com/2005/110404-jack-radcliffe-no-es-un-intruso-en-casa.php

Algunas de las fotos de Jack Radcliffe

Posted in asociación, fotos a fotos, Gay Bear, jazz, music, Secret connections | Leave a comment

Para Maggie. -infinito-1996-2014-infinito- encarnada. duplicidad

Para Maggie mi compañera , mi hermana loba.

Ra – Sun. Sol

Ma – Moon. Luna

Daa – Earth. Tierra

Saa – Impersonal Infinity.

Saa Say – Totality of Infinity. Infinito hacia

So – Personal sense of merger and identity

Hung – The infinite, vibrating and real. La esencia de la creación.

Despedida del cuerpo que sufre y liberación del alma que se eleva.

ra ma da sa

Posted in animales y mas que animales | Tagged , , , , , , , , | Leave a comment

Te voy a contar un secreto……….

Cuando llegó a mi casa el reproductor de música de mi padre unos cuatro meses después de su muerte, después de que saquearan su apartamento algunos familiares, ( ay la familia..) y dejaran lo que no se consideraba de ” valor”,  encontré dentro del reproductor de cd´s el último CD que había escuchado en su vida. Mi padre escuchaba música a diario . Cuando de niña todavía convivía con él  recuerdo que subía el volumen al máximo en sus fragmentos preferidos, los altavoces, muy potentes estaban en nuestro cuarto de estar, que era una mezcla de western ( con cactus y calavera de vaca y piel de vaca en el suelo), y de despacho de un científico misterioso. Coleccionaba cráneos de muchos tipos de animales, incluyendo los humanos, que adornaban las estanterías justo delante de los libros. Libros sobre fósiles, teología, ensayos sobre drogas y biblias en todos los idiomas incluyendo el apache.

  A todo volumen en aquel cuarto he escuchado  y disfrutado entre tantisimas otras músicas. Pedro y el Lobo, Tristan e Isolda, El Concierto de Ébano, Armando´s Rhumba, o Forbidden Fruit. A veces en un momento determinado de un tema, nos mirábamos a los ojos. Yo aún con cierto miedo ya que para mi el era Pedro, pero también era el Lobo, pero tambien con mucha pasión, y sabía que el sentía esas notas tanto y de la misma manera que yo, lo sabía por su mirada y por la quietud de su  cuerpo y que durante ese momento atemporal estábamos profundamente unidos.  El Último CD que escuchó mi padre y que posiblemente , aun siendo un hombre muy cuidadoso y ordenado nunca tuvo tiempo de sacar del reproductor era ” Depois dos temporais ” de Ivan Lins.  El CD que llego dentro del aparato de música a mi casa algunos meses después de su muerte. Nunca pude despedirme de el. Sus cenizas están en paradero desconocido por una orden que el mismo dió por escrito a la funeraria.  Y la noticia de que moría me llegó demasiado tarde.  Pero sus recuerdos, su bastón, y su aparato de música están conmigo.

 ” El último CD”: la primera vez que fui capaz de escucharlo  la música se mezcló con el dolor de no habernos despedido , con el sonido de piano,  con un un aullido de llamada a papá y la dulzura de la canción  Ahora se que tambien está aqui,  ahora mismo, antes, luego, mientras tu me lees,  en las notas, en la sonrisas dedicadas al aire.

Dice esto :

….E te transmito toda fé e ousadia
E toda energia que me consome
E que leva o meu nome e que quando some
Junto vou eu, junto eu
És o meu piano, meu saco de pancadas
Amor e camarada, minha vida…………..

Papá, Amor e Camarada, minha vida….Imagen

Posted in Uncategorized | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

vink2.jpg

Image | Posted on by | Leave a comment

vinkita.jpg

Image | Posted on by | Leave a comment

photo-2-1.jpg

Image | Posted on by | Leave a comment

photo-1-1.jpg

Image | Posted on by | Leave a comment